Snow White, Princesas sin tanto cuento I

Mi nueva saga de princesas, mujeres guerreras que lucharan contra vidas difíciles y las superaran, demostrando que sí se puede. "Tú quieres, Tú puedes, Tú podrás".

Todas las novelas serán autoconclusivas.

Empezamos con Blancanieves.

¿Te acuerdas de los cuentos de princesas que leías de pequeña? Pues si esos te gustaban este no es tu libro. Mi nombre es Blancanieves, una pequeña broma de mis padres narcotraficantes, aunque prefiero White. Soy la hija del presidente de The King's MC y a mi padre le llaman The King, lo que a mí me convierte en la Princess de la banda. Mi progenitor me ha entrenado para ser letal desde pequeña y así estar preparada para ocupar su lugar cuando él no esté.Pero un día aparece con una bruja vestida de leopardo que pretende usurpar el lugar de mi madre muerta, poner la vida de mi padre patas arriba y, de paso, la mía. Algo que me jode de muchas maneras diferentes. Tendré que huir de casa y pedir ayuda a otra banda, los Seven Dwarfs. Donde no solo encontraré ayuda y asilo, sino también un presidente que hace que tiemble mi corona.

Prólogo

Érase una vez un rey que tenía una hija muy bella. Como tenía la piel tan blanca como la nieve, los labios tan rojos como la sangre y los cabellos tan negros como el ébano, la llamaron Blancanieves…

¡No! Para nada. Eso es solo un cuento, la realidad es la siguiente:

Mi padre no es un rey, al menos no uno al uso. Él es jefe de la banda de moteros The King´s y se llama Robert, pero le llaman El Rey. Para el club soy, de alguna manera, su princesa, y eso pone en mi moto y en mi tatuaje: Princess.

Respecto a mi nombre, sí, me llamo Blancanieves, aunque prefiero White. Escogieron ese en concreto más por los trabajos de narcotráfico que lleva la banda que por la nieve blanca invernal, ya me entendéis. Algo que les pareció gracioso a mis padres mientras me gestaban. Aunque no se equivocaron, viendo mi físico me viene al pelo.

The King´s controla todo el negocio de drogas y tráfico de armas de Apple City, nuestra ciudad. El resto de bandas de moteros lo saben y no meten sus narices en nuestros asuntos, por su bien. La asociación está compuesta por hombres; siempre ha sido así, es un tema de tradición, sin embargo, conmigo han hecho una excepción. Primero, porque, aunque no a todos les gusta la idea, mi padre quiere que ocupe su puesto de presidencia algún día; segundo, porque tengo más pelotas que la mayoría de los hombres que conocen.

Algo por lo que siempre tendré que estar agradecida a mi padre; desde que tuve uso de razón me adiestró para que fuera letal.

Aunque en la banda somos una familia y sabía que siempre me defenderían, mi progenitor se negaba a que su princesa fuera una damisela en apuros. Sobre todo, cuando murió mi madre a causa de una enfermedad que nos la arrebató cuando yo solo tenía cinco años. Desde ese momento él se volcó totalmente en mí, nunca rehízo su vida. Alguna vez está con alguna de las chicas de compañía que frecuentan el club, pero nada más, solo es algo carnal. Su corazón siempre pertenecerá a mi madre.

Por todo esto soy un activo muy valioso dentro de la familia, como yo llamo a los integrantes de la banda. Soy capaz de cualquier cosa por mantener a salvo a la gente que quiero, y cuando digo cualquier cosa, me refiero a mancharme las manos de sangre si es necesario.

Todo va bien, puedo decir que soy feliz. Tengo veintiocho años, una familia que me quiere, un trabajo que me encanta, ¿qué más se puede pedir?

Seguro que las malas lenguas dirían: siendo una princesa te falta una corona y un príncipe.

Os diré algo, ¿quién necesita una corona teniendo una Harley Davidson Street Bob Rocker? Y un príncipe… ¿en serio? Estoy con quien quiero, cuando quiero, sin ataduras ni florituras. No necesito un hombre que me defienda, que me abrace para dormir, o que me traiga flores después de echar un polvo. ¡Por favor! ¡Todas podemos ser princesas, pero sin tanto cuento!

No necesitamos un hombre para comer perdices.

Ahora os dejo que me tengo que ir a una reunión con los chicos.

Recordad: ¡sed malas, muy malas!

 

 

BOOKTRAILER

Snow White, Princesas sin tanto cuento I

 

 

RESEÑAS:

Reseña La puerta de los libros infinitos

SNOW WHITE (Princesas sin tanto cuento n°1)

 

 

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas