Datos curiosos sobre los vikingos

DATOS CURIOSOS SOBRE EL PUEBLO VIKINGO

Aprovechando que me estoy documentando sobre los vikingos para mi nueva novela os pongo unos datos curiosos algunos más conocidos que otros, yo al menos algunos ni los conocía. Espero que os gusten y podéis contarme si los conocíais.

La era vikinga se registra entre el siglo IX y el siglo XI.

Nombre Vikingos:

Solo son vikingos aquellos que se encargan de las incursiones, el pillaje, el robo o el incendio. El resto no son considerados con ese nombre. El resto eran ganaderos, cultivaban la tierra, artesanos y comerciantes.

Educación de los niños:

Algunas de las familias con algún tipo de posición y prosperidad y tienen una relación de amistad con otros de su misma clase mandaban a sus hijos durante una larga temporada o incluso años a la granja de ellos para seguir con su formación. Tomaban esta decisión ya que algunos padres tienden a ser muy permisivos y otros demasiado estrictos de esta manera tendrían la formación y crianza de alguien imparcial. Los jóvenes se tienen que preparar para una vida dura donde constantemente tendrá que luchar por sobrevivir.

La higiene de los Vikingos:

Este pueblo era muy limpio para su época, los sábados o Vatdagr (día de lavado) se lavaban y a sus ropas. Mientras en gran parte de Europa se hacía solo dos veces al año en la época de primavera y otoño anticipándose a la época fría y calurosa. Estos hombres noruegos se peinaban a diario y se cambiaban de ropa a menudo.

Los cuernos animales:

¿Recordáis esos cascos con cuernos que suelen poner siempre cuando escenifican a un Vikingo? Pues no es más que ficción. Las tumbas de estos hombres y guerreros que se han encontrado se pueden ver que se les entierra con sus armas de guerra, pero nunca se ha hallado ningún casco con cuernos.
Los cuernos de animales se usaban para beber, los más lujosos incluso estaban engastados en plata y con piedras preciosas.

La ropa:

La ropa esta confeccionada sin botones u ojales, tampoco tienen botones por lo que necesitaran llevar encima lo llevaban colgado del cinturón.
Las pertenencias de una familia se guardaban en un arcón y la mujer era la que llevaba la llave, ya que era la encargada de las pertenencias familiares.

LAS 9 NOBLES VIRTUDES

Las 9 nobles virtudes eran un código de honor que podrían resumirse más o menos así:

Autodisciplina: lucha contra el desorden interno y externo, crece como persona.

Autonomía: ten la personalidad, libertad y buen juicio para actuar libremente.

Coraje: sé audaz y valeroso; lucha por tus convicciones.

Honor: actúa con nobleza y según tus principios.

Hospitalidad: comparte las cosas con los demás, sobre todo con los viajeros
que acudan a tu casa.

Laboriosidad: permanece activo y trabaja siempre poniendo todo de tu parte.

Lealtad: mantente fiel a ti mismo, tu familia, amigos, grupos de los que
formas partes, y a tus dioses.

Perseverancia: haz las cosas hasta que consigas lo que te has propuesto y
sientas que están completas y bien hechas.

Sinceridad: sé sincero en todas las ocasiones, con los otros y contigo mismo.

ÚBORIN BÖRN

En caso de que un bebé naciera deforme podría ser úborin börn (no aceptado), se le dejaría de noche en la intemperie para que muriese, seguramente comido por algún animal. Normalmente lo hacía el padre, pero si este no estuviese sería la madre la encargada de aquello.

RITOS DE PASAJE: DEL NACIMIENTO A LA MUERTE

Nacimiento:

El rito para los nacimientos es el siguiente: se toma al bebé en brazos y se ausa vatni, asperja agua sobre él tres veces, después le hará el signo de Thor una T invertida, con el puño de esta manera invoca la protección de ese dios. Le dará un nombre y desde ese momento un espíritu habita en ese cuerpo y forma parte de la familia.

Muerte:

Lavarán el cadáver y le vestirán con sus mejores ropas. Mas tarde le llevaran al lugar donde será inhumado en un carro tirado por bueyes. En su cámara depositan sus armas, joyas y las provisiones que el muerto pueda necesitar para el viaje a la siguiente vida. Después se sacrificarán los caballos y perros del difunto, también a su esclava favorita que ella misma se ofrece voluntaria para acompañarle en la última travesía. Después con fuego quemarán todo y pondrán encima de las cenizas un montículo de piedras.

Mujeres vikingas:

Normalmente los matrimonios eran por acuerdos, pero en ocasiones podían elegir con quien casarse, esa decisión la solía tomar el padre o el familiar hombre más cercano, pero solo podían negarse dos veces, al tercero se podían casar con él.
Las mujeres mantenían su apellido, sus propiedades y herencia. Y en caso de divorcio se llevaban la dote que habían pagado por ella.
Sí las mujeres podían pedir el divorcio que era concedido de forma automática si era por herida.
A parte muchas de ellas eran grandes guerreras.

Biografía:
Libro breve historia de los vikingos de Manuel Velasco de ediciones Nowtilus.

Dios nórdico Baldr

Bálder es el dios más hermoso de la mitología nórdica. Es hijo de Odín, la máxima autoridad del panteón escandinavo, y de Frig, diosa del amor y la fertilidad. Un día, Bálder soñó que iba a morir. Los dioses de la familia de los ases se inquietaron y el mismo Odín cabalgó hasta el Niflhel, en infierno más profundo del Helheim, los dominios de Hel, la reina de los muertos, en busca de algún signo premonitorio. Allí interrogó a una misteriosa bruja, pero solo consiguió saber que Bálder moriría a manos de su hermano Hod . Tras reunirse en consejo, los ases decidieron entonces pedir a todos los peligros que jurasen que jamás harían daño a Bálder. Tan solo quedó sin prestar el juramento el Muérdago, ya que Frig lo consideró inofensivo dada su juventud.

Los ases estaban tan contentos por haber salvado a Bálder que, reunidos en consejo (Thing), decidieron festejarlo a la vikinga, es decir, celebrando una fiesta colosal. Entre risas, los dioses empezaron a lanzar objetos contra Bálder para probar su invulnerabilidad. Uno tras otro, los objetos chocaban contra el cuerpo del dios sin hacerle mella alguna.

A Loki, dios del engaño y la traición, no le gustó nada que Bálder pudiera eludir su muerte y, disfrazado de mujer, consiguió que Frig le desvelase que el muérdago no había realizado el juramento. Cuando le tocó lanzar algo a Hod, el hermano ciego de Bálder, Loki cambió la flecha por una rama de muérdago y, sin que nadie lo advirtiese, guió el tiro mortal. Bálder cayó muerto al suelo ante la consternación e incredulidad de los dioses. En el sagrado lugar del consejo, nadie podía tomar venganza, pero poco después Odín y la giganta Rindr tuvieron un hijo, Vali, quien, después de llegar a la edad adulta en un solo día, dio muerte al pobre Hod quemándolo en una hoguera.

Todos los dioses acudieron entristecidos al funeral de Bálder. Entre otros, allí se encontraban Odín con Frig, acompañados de las valkirias, las doncellas guerreras que recogen a los muertos en batalla. Frey, señor de la vegetación, llegó en su carro tirado por el verraco Gullinbursti, que resplandece por la noche. Héimdal llegó a lomos de su caballo; y Freya, diosa del amor, conducida por sus gatos. Incluso, desde el lejano y helado Jötunheim acudieron muchos gigantes de la escarcha, los grandes enemigos de los ases.

Como era costumbre entre los vikingos, subieron el cadáver del dios a su barco, elHringhorni, el más grande jamás construido, para que lo condujera a los lúgubres dominios de Hel. Dejaron el cuerpo sobre una pira y luego embarcaron también su caballo y sus bienes más preciados. Además, Odín dejó un anillo de oro llamado Dráupnir que era mágico y cada nueve noches generaba otros 9 anillos.

Luego trataron de botar el barco al mar, pero no consiguieron moverlo. Fueron entonces al Jötunheim en busca de una bruja giganta llamada Hyrrokkin, la cual vino al funeral montada sobre un monstruoso lobo conducido con una víbora a modo de riendas. Cuando descabalgó fueron necesarios hasta cuatro bersekir, guerreros furiosos, para dominar a la bestial montura.

Sin esfuerzo alguno,Hyrrokkin echó el barco al mar y, de la fricción, los troncos que servían de rodillo se incendiaron. Por una razón extraña, aquello enfureció a Thor y casi mata a la bruja con su Mióllnir si todos los dioses no lo hubieran impedido. Aún furioso, Thor santificó la pira funeraria en la que reposaba Bálder y la dio fuego. La esposa de Bálder, Nanna, enloqueció entonces de dolor y se arrojó a la pira en llamas. En ese momento un enano llamado Lit se acercó a Thor y el dios lo arrojó también a las llamas de un puntapié.

Frigg prometió todo su amor y aprecio a quien fuera capaz de traer a Bálder de vuelta entre los vivos desde las mansiones de Hel. Hérmod, hermano de Bálder, no se lo pensó dos veces y a lomos de Sleipnir, el caballo de ocho patas de Odín, se lanzó en su busca.

Después de nueve noches de viaje y atravesar el río Giol, donde se encontró con la giganta Modgud, que custodia el acceso al Helheim, siguió rumbo hacia el norte y hacia abajo hasta que llegó al reino de Hel. De un salto, Sleipnir cruzó la verja que protegía el espantoso lugar. Hérmod descabalgó y se dirigió hacia una casa donde se encontró con su hermano y su esposa. Pasó la noche con ellos y a la mañana siguiente pidió a Hel que les dejara volver con los dioses. Hel accedió a cambio de una condición: si todas las cosas del mundo, vivas o muertas, lloraban su pérdida, permitiría que Bálder regresara entre los vivos. Bálder le devolvió a Hérmod el anillo Dráupnir para que se lo entregara a Odín como presente y Nanna un paño y otros regalos para Frig.

A su regreso, Hermod informó a los ases y fueron a recorrer el mundo para pedirle a todas las cosas que lloraran la muerte de Bálder. Ya casi lo habían conseguido, tan solo les faltaba convencer a una bruja llamada Tok, que vivía en una cueva. Sin embargo, Tok se negó a lamentarse por Bálder, pues en realidad era Loki disfrazado, y el hermoso dios tuvo que quedarse en el reino de los muertos.

En general, la muerte Balder resulta complicada de interpretar. Enrique Bernárdez piensa que la interpretación más plausible pasa por relacionarla con algún tipo de ritual de las sociedades guerreras germanas:

Esta interpretación ve en la muerte y resurrección de Baldr un falso sacrificio, el completo rito de iniciación de un joven guerrero. Sabemos que tales ritos existían, pues incluso Tácito lo menciona. Aquí podemos tener un ritual con las siguientes partes: el neófito es sometido a un ataque masivo de los guerreros adultos; muere figurada y ritualmente ; recibe un sepelio igualmente ritual, en el que se le entrega su primer brazalete de guerrero; nace a la nueva vida de guerrero adulto. Todo esto es plausible y habitual, a la vista de cómo son estos rituales en otras culturas y a partir de un breve comentario de Tácito, quien en el capítulo 24 de Germania nos cuenta cómo los jóvenes germanos se entretienen saltando y bailando entre lanzas y espadas para así probar su valor.

Sin embargo, aunque esta explicación es sugerente, como el propio Bernárdez señala:

Hay demasiadas cosas pendientes de explicación; el papel de Loki como instigador, por ejemplo, que introduce un cambio poco comprensible en sus maldades de trickster, siempre menos dramáticas y decisivas.

Además, esta hipótesis no cuadraría con la versión de la muerte de Bálder que aparece en la Gesta Danorum de Saxo Gramático, otra referencia importante para conocer la mitología escandinava. En ella se cuenta que los hermanos Hoterus y Balderus se enfrentaron porque Bálder quiere quedarse con la esposa de Hoterus, Nanna.

En cualquier caso, aún no vamos a aventurar más hipótesesis porque nos falta por recordar que Bálder al final sí que resucitará, pero será al final de los tiempos, cuando casi todos los dioses mueran durante el Ragnarok.

El Ragnarök

ragn.jpg

El fin del mundo o Ragnarok quiere decir “el destino de los dioses”. La llegada de Ragnarok estaría precedida por el in­vierno llamado Fimbulvetr, con inmensas nevadas, hielos y vientos gélidos en todas las direcciones. Después de tres inviernos seguidos, sin ningún verano de por medio, el sol no sería capaz de acabar con las heladas, el mundo estaría sumido en grandes batallas con los her­manos matándose entre sí.

Los lobos que perseguían los carros del Sol y de la Luna por fin los alcanzarían y los devorarían, las estrellas se precipitarían del cielo y la tierra sufriría grandes temblores que provocarían el derrumbe de las montañas sobre Midgard. A continución, el relato del fin del mun­do describe otra serie de desgracias. El lobo Fenris se soltará de sus cadenas y abrirá su boca expulsando fuego hasta tocar el cielo y la tie­rra. Las aguas inundarán la tierra. La serpiente de Midgard se re­volverá con furor y saltará a la tierra, escupiendo veneno. Se rasgará el cielo y vendrán cabalgando los hijos de Muspellheim, precedidos por Sutur y su brillante espada, cuando cabalguen sobre Bifrost se rom­perá. A la llanura de Vigrid también llegarán Loki, seguido por todas las criaturas del infierno, Hrym y todos los gigantes de hielo. Heimdall se levantará y, después de soplar tres veces su cuerno, desperta­rá a todos los dioses que se reunirá en asambleas. Odín cabalgará hasta el puente de Mimir y le pedirá el consejo. Entonces temblará Yggdrasil, el fresno del mundo, y no habrá nadie que no tenga miedo.

Los asios y los guerreros del Valhall vestirán sus armas y cabalga­rán hasta el llano. Primero irá Odín con su yelmo, su coraza de oro y su lanza Gungnir, y lo atacará el lobo Fenris, Thor no le podrá ayu­dar pues tendrá que enfrentarse a la serpiente Midgard. Frey lucha­rá contra Sutur, pero morirá por no tener la espada que le dio Skirnir. Entonces soltarán al perro Garm, el más temido de los monstruos, que está atado en Gripahell y luchará contra Tyr, ambos morirán.

Thor dará el golpe de muerte a la serpiente Midgard y entonces retrocederá nueve pasos y morirá ahogado por el veneno de ésta. El lobo se tragará a Odín, y así morirá el padre de todos. Pero Vidar pisará la mandíbula de Fenris con su zapato y se la romperá al tirar de la mandíbula superior. Loki luchará con Heimdall y los dos mo­rirán, entonces Sutur arrojará fuego sobre los nueve mundos.

Pero no todo morirá. Sobrevivirán Vidar y Vali, a quienes el fue­go de Sutur no consigue dañar, estos dos dioses habitarán en Idavellir, en el mismo lugar donde antes estuvo Asgard, hasta allí también irán Magni y Modi, los hijos de Thor, portando a Mjollnir, el mar­tillo de su padre. Y del infierno vendrán Balder y Horder, y habla­rán de las viejas runas, y encontrarán en la hierba los escaques de oro que algún día pertenecieron a los asios.

En un bosque llamado Hoddmimir, escondidos del fuego, esta­rán dos hombres, Lif y Leifthrasir, que se alimentarán algún tiempo de rocío siendo los padres de una descendencia que habitará todos los mundos.

RAZAS DE DIOSES NÓRDICOS

Hoy os traigo una entrada sobre las razas de dioses que existen dentro de la mitología nórdica. Espero que os guste, yo lo he disfrutado mucho.

 

Razas de dioses

Aesir

Aesir (Asir, Aesir, Æsir, Asas). El singular Aesir es Ass (As) y deriva de una palabra germánica común que significa dios. El femenino para Ass es Asynja.

Era el principal grupo de dioses dentro de la mitología nórdica. Los Aesir estaban compuestos por treinta y dos divinidades. Su jefe era Odín, y otros dioses principales eran ThorFreyrTyrHeimdallVidar y Hodur.

Todos estos dioses descendían de Odín o de sus hijos. Se Trataba de una casta de dioses superiores, habitantes de la sagrada ciudad de Asgard. Eran los dioses de un pueblo ario invasor, guerrero y patriarcal que se superpuso a una población prearia que adoraba a los Vanir. A los Aesir se les encomienda las tareas más nobles como son la guerra, el gobierno, el sacerdocio y la fecundidad. Los Aesir lucharon contra los gigantes. Esta lucha provocó el “ocaso” de los dioses y el fin del mundo conocido hasta entonces. Los dioses pertenecían a una raza finita.

Los Aesir habían tenido un comienzo y, por tanto, debían tener un fin. Habían nacido de una mezcla de elementos divino y mortales y su naturaleza era imperfecta y estaban destinados a morir para obtener la inmortalidad espiritual. Entre los Aesir hay dos Vanir poderosos, como son Njörd y su hijo Frey, otorgadores de riqueza, protectores de la navegación y garantes de los juramentos. Aunque no son Aesir se les puede considerar como tal.

Vanir

Vanir o Vanir. Raza de dioses distinta de los asas, que moraban en Vanaheim. Su fortaleza fue destruida. Combatieron con los asas por el dominio del mundo al principio del tiempo. Los Vanir fueron un pueblo guerrero, pero tras ser sometidos por los Aesir, se dedican a ser dioses pacíficos y promotores de la fertilidad, dispensadores de bienes, de placeres que se relacionan con la tierra, con el agua, con la magia chamánica sejdr, con la paz, con el amor y la riqueza, el comercio, etc.

Los Vanir están más enfocados a las necesidades de los mortales, a los que proporcionan todas estas virtudes. Entre los Vanir destacan Njörd y sus hijos Freyr y Freya. También eran divinidades de los campos y de los prados; de los bosques, de la luz y de la fecundidad de la tierra.

En la familia de los Vanir tenían a una bruja horrible, llamada Gullveig. Esta bruja solía visitar el Asgard y allí comentaba con Odín su irrefrenable ansia de poseer oro y la terrible avaricia que la corroía. Llegó a un extremo que los Aesir la odiaron y desearon su muerte, tanto les repugnaba el deseo de Gullveig de poseer riquezas. Todos los dioses se unieron contra ella y la mataron, incinerando su cuerpo en una pira levantada en Gladsheim. Pero esta poderosa bruja resucitó y cada vez que volvía a levantarse, los dioses volvían a Aesir inarla hasta que, cansados ya y viendo que su destrución era imposible, le cambiaron el nombre por Heith (brillante) cuando renació por tercera vez y la dejaron vivir, convertida en diosa de las brujas.

Cuando esta noticia llego a Vanaheim, todos los Vanir se mostraron furiosos por la poca consideración que se tuvo con su pariente Gullveig y su transformación en diosa de las brujas tras su martirio. De modo que declararon la guerra a los Aesir.

Esta guerra se extendió por un largo periodo de tiempo, nunca un bando estaba más adelantado que otro y parecía que no iba a tener fin, pues los Aesir eran diestros en el manejo de las armas y la lucha, pero los Vanir conocían la magia. Finalmente las familias de dioses decidieron una tregua que pusiera paz entre ambos. Para asegurar el cumplimiento de este tratado se intercambiaron rehenes entre ellos. Los Aesir ofrecieron al hermano de Odín, Vili y al sabio dios Mimir.

Los Vanir a cambio debían dejar a cargo de los Aesir al dios Njörd y sus mellizos Freyr y Freya.

Por último sellaron estas decisiones escupiendo todos en un cubo como signo de amistad; esta saliva se mezcló con hidromiel y de ella surgio Kvasir, el dios de la sabiduría y los consejos, mitad Aesir y mitad Vanir, que conocía la respuesta a todo.

Existen multitud de otros dioses y diosas de menor aparición en las Eddas, o de menor importancia, como pueden ser Eisa y Einmyria, diosas de las brasas y de las cenizas, son las hijas de Loki y Glut.

Aegir

Era el dios de los océanos y de los vientos.

No era ni de la raza de los Aesir ni de la de los Vanir, por eso hay algunos que lo encuadran en la de los gigantes.

Junto a su esposa Ran la sustraedora, se dedicaba a hundir las embarcaciones. Ran tenía una gran red en la que atrapaba a los hombres que caían al mar y los conducía a su palacio en el fondo de las aguas, donde los acogía con magnificencia y les obsequiaba con los mejores manjares.

Al no ser de ninguna de las dos razas divinas, se piensa que existió antes de su aparición, y perdurará al ocaso de éstas. Ran y Aegir tuvieron nueve hijas: las diosas que personificaban a las olas del mar.

Balder

Balder era el dios de la luz y de la verdad. El más sabio de los Aesir.

Su melena rubia simbolizaba los rayos del sol, que daban el espíritu bondadoso del verano a los hombres. Era un dios muy querido, y por ello se pensaba que después del Ragnarök sustituiría a Odín en el trono de los Aesir.

Figura de característica bondad, gentileza, inteligencia e inocencia, Era hijo de Odín y Frigg y esposo de Nanna. Era muy bondadoso, gentil e inteligente. Vivía en Breidablik, un palacio con el techo de oro y las columnas de plata

Balder sufría pesadillas y tenía miedo de morir, pero su madre hizo jurar a todos y a todo que nadie jamás le haría daño, y así Balder se hizo invulnerable, ya no se le podía matar o herir. Para demostrárselo, los dioses estando en una fiesta, comenzaron a lanzarle todos los objetos que encontraban, incluso sus propias armas, sin que nada le hiciese daño. Esto se convirtió en un juego para los dioses.

Un día Balder tuvo un sueño que lo dejó muy preocupado y triste. Se narra así:

Todos los Ases vinieron rápidamente al consejo, También las Asinas (Diosas), todos en cónclave, todas las potencias meditaron porque Balder estaba angustiado con sueños de mal agüero

Loki entonces le preguntó a su madre Frigg, que si de verdad había convencido a todos los seres de la tierra. Frigg le dijo que a todos menos al muérdago.

Frigg olvidó o no quiso preguntar al muérdago porque, siendo demasiado joven, pequeño e insignificante, no lo consideró peligroso para Balder.

Loki le instigó al dios ciego Hodur, el hermano gemelo de Balder para que lo matase. El único dios de Asgard que nunca había jugado al juego de agredir a Balder era Hodur, porque era ciego. Loki le dio una flecha hecha de muérdago, y le dijo a Hodur que jugase al juego. Hodur, como no veía lo que hacía, le tiro la flecha a su hermano, hiriéndole de muerte.

https://mitologias.readthedocs.io/en/latest/modules/mitologia/dioses.html

FREYA DIOSA DE LA BELLEZA, EL AMOR, EL SEXO Y LA MUERTE

Freyja (o Freya) es, en la mitología nórdica, la diosa de la fertilidad, el amor y el sexo. A diferencia de la mayor parte de las deidades de Asgard no pertenece al linaje de los Ases, sino al de los Vanes. Llegó desde el lejano Vanaheim junto a su padre Niord y su hermano Freyr, dentro de un intercambio que cerró la guerra entre las dos familias de dioses.
En las tierras de Asgard que corresponden a Freyja, Folkvang, se levanta su palacio Sessrúmnir, tan inexpugnable que sólo se puede entrar en él con permiso de la diosa, y al cual van a parar tras su muerte parte de los guerreros caídos en combate (la diosa tiene derecho a la mitad, según se explica en las Eddas) y las doncellas, probablemente las que se autoinmolaban (real o simbólicamente) tras la muerte de sus amados. En Sessrúmnir se reúnen los amantes separados por la muerte.
Cuando abandona su imponente palacio, Freyja lo hace a bordo de un carro tirado por gatos o montada sobre su jabalí dorado Hildisvín. Dispone también de un manto de plumas que al ponérselo la transforma en águila, permitiéndole desplazarse por el cielo con más rapidez que cualquier otro dios.
Freyja viaja a menudo. Ha estado en casi todos los países del mundo, buscando a su marido Od, quien desapareció durante un viaje para no regresar jamás, y al cual llora amargamente con lágrimas que antes de tocar el suelo se convierten en oro. Por ello, los poetas escaldos llaman al metal dorado “las lágrimas de Freyja”.
En cada lugar Freyja que visitó, sus habitantes le dieron un nombre nuevo, por lo cual puede ser nombrada de muchas formas distintas: es Hörn (Lino), Gefn (La Generosa), Sýr (La del Cerdo), Mardöl (Resplandeciente en el Mar), Thrungva (La de los Brotes) y también Vanadís (Señora de los Vanes). “Freyja” significa “señora”, y los nombres de sus hijas, Hnoss y Gersimi, “tesoro”.

Freyja posee un resplandeciente collar, el Brisingamén, que simboliza el ciclo de la vida, fabricado por cuatro enanos herreros: los Brisingos. La diosa los encontró cuando estaban forjando el collar, y le gustó tanto que les ofreció a cambio oro, plata y otros tesoros. Pero los enanos respondieron que no querían riquezas, sino a ella: le darían el Brisingamén si se acostaba una noche con cada uno de ellos, algo a lo que la diosa accedió.
Debido a su hermosura.

Freyja es deseada por enanos, gigantes, dioses y humanos, y dicen que ni siquiera el propio Odín está libre de su influjo. Aunque la Resplandeciente es generosa ofreciendo sus encantos, elige a sus amantes con total libertad, por lo que ningún dios puede obligarla a tomar como compañero a alguien que ella no quiere.
Además de ser la diosa del amor y la fertilidad, Freyja lo es también de la magia seid, aquella relacionada con el otro mundo, la que permite despertar a los muertos para obtener conocimiento oculto o averiguar el porvenir. En el arte de su práctica fue maestra de Odín.
Snorri Stúrluson dice que de todas las deidades de Asgard, Freyja es la más dispuesta a escuchar las oraciones de los humanos, explica que le agradan las canciones de amor y nos recomienda invocarla para cuestiones sentimentales. Al parecer, durante la época vikinga su culto se concentraba sobre todo en la región en torno al fiordo de Oslo y en el sur y el este de Suecia.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas