Baobhan sith, el hada vampira de la mitología escocesa

Hoy nos vamos q adentrar en la mitología Celta. No habia leido mucho sobre ella pero tiene cosas muy interesantes.

Baobhan sith conocidas también como las “Mujeres Blancas de las Tierras Altas de Escocia” eran hadas de radiante hermosura que se decía seducían a los viajeros y a los cazadores que transitaban en solitario por tierras escocesas, para aprovecharse de ellos.
Se decía que las Baobhan sith solían vestir tanto de blanco como de verde y utilizaban su belleza para atraer a los hombres jóvenes e incautos a rincones apartados del bosque. Antes de atacar los invitan a bailar y cuando estos se confiaban y estaban desprevenidos, les desgarraban el cuello con sus afiladas uñas y por los boquetes abiertos les chupaban la sangre. En algunos lugares lo que esta hada vampira extraía de sus víctimas no era la sangre, sino la energía vital o la potencia sexual. Se sentían atraídas especialmente por los cazadores, ya que sus ropas olían a la sangre de sus presas.

Las Baobhan sith, al igual que muchos otros vampiros en las leyendas de otras culturas, no podían tolerar la luz por lo que actuaban únicamente al caer la noche. Al amanecer volvían a sus tumbas esperando que reinase de nuevo la oscuridad. No tenían colmillos afilados y sorbían la sangre de las heridas que habían causado. Podían mutar en un animal y lo hacía preferentemente tomando la apariencia de un lobo. También hablaban cualquier idioma que el viajero o cazador hablase, ya que realmente se comunicaban telepáticamente con sus víctimas.

A lo único que temía esta hada vampira era a los caballos ya que estos llevan herraduras y la única manera de herirlas o matarlas es con un arma hecha con hierro. Una de las leyendas más populares explica el caso de 4 amigos que salieron a cazar, se desviaron del camino y se refugiaron en una casa abandonada en el bosque. Allí fueron seducidos por un grupo de Baobhan sith. Uno de ellos consiguió huir y se refugió entre los caballos mientras una de lashadas vampiro intentaba atacarlo. Al salir el sol la Baobhan sith huyó. El joven se acercó a la casa y encontró a sus compañeros muertos y exanguinados.

En algunas leyendas medievales se explica que mientras seducía a sus víctimas mantenía escondidas las manos bajo las mangas de su vestido. La razón es que en lugar de extremidades humanas, tenía pezuñas hendidas que ocultaba hasta que atacaba al viajero. Afortunadamente solo necesitabanalimentarse una vez al año.

Como muchas leyendas, la de las Baobhan sith tenía una finalidad. En este caso era conseguir que los jóvenes no hablaran con extraños, no se desviaran de su camino, permanecieran sobre sus caballos y regresaran a sus hogares permaneciendo fieles a sus esposas.

Mitología tritones y sirenas

Buenos días, hoy os traigo una entrada que a mi me ha encantado sobre sirenas y tritones te da una nueva perspectiva sobre ellos. Espero que la disfrutéis.

Mitología celta, mitología europea.

Raza de seres anfibios. Probablemente son originarios de la costa de Bretaña y atravesaron el Canal de la Mancha hasta llegar a Cornualles, donde los habitantes les dieron un nombre anglo-francés: Mermaids y Mermen, que significa mujeres y hombres marinos.
Las sirenas y tritones viven en el mar, pero también pueden adaptarse a vivir en tierra. Tienen idioma y costumbre propios, pero pueden hablar también el idioma de los humanos que viven en la costa más próxima. Les gusta acercarse con frecuencia a la orilla, aunque sólo sea para sentarse en una roca y peinarse seductoramente sus largos cabellos; por eso suelen vivir en la zona litoral, más que en alta mar.
Es corriente que los pescadores vean sirenas y tritones, especialmente cuando el mar está agitado. Dicen que no hay nada tan asombrosamente bello como un banco de personas marinas de todas las edades jugueteando entre las grandes olas del Atlántico, con sus cuerpos plateados brillando entre las tumultuosas aguas y sus ojos verdes chispeando mientras se deslizan entre las olas. Contrariamente a la creencia popular, nunca caen en las redes de los pescadores. Son demasiado astutos y ágiles para quedar atrapados en tales trampas. Se alimentan de pescado y otros productos marinos, pero no se muestran hostiles ni interfieren con los pescadores, a menos, por supuesto, que los humanos les hayan ofendido de algún modo.
La mayoría de las sirenas son asombrosamente bellas, aunque su belleza parezca a veces un poco fría. Son rubias, con largas guedejas cuyo color varía desde el pardo claro hasta el denominado “rubio fresa”. Los ojos son grandes, verde o verde—azulados. Los dientes son inmaculadamente blancos, como una perla, con una pátina verde cuando están inmersos en agua de mar. Los pechos, brazos, hombros, cintura y cadera están perfectamente proporcionados. La especie tiene un desarrollo lento, y resulta imposible determinar la edad de una sirena. Las niñas son muy hermosas y tardan mucho tiempo en alcanzar la adolescencia. La juventud de las sirenas es muy larga, y cuando llegan a adultas conservan la apariencia de una mujer madura y atractiva durante innumerables años.
Los tritones son fornidos, atezados, hirsutos y musculosos, pero con un carácter más suave que el que su aspecto parece indicar.
Ambos sexos tienen aspecto humano por encima de la cintura, y de pez por debajo, con una gran aleta caudal, pero sin aletas dorsales. Sin embargo, son capaces de cambiar su cola de pez por piernas humanas para caminar por tierra firme, siempre que lo desean. Incluso es posible que muchos de ellos pasen la mayor parte de su vida, tanto dentro como fuera del agua, con piernas en vez de colas de pez.
Las relaciones entre la gente del mar y los seres humanos son sumamente complicadas. Ambas razas sienten una fuerte atracción física por la otra, pero sus caracteres son tan diferentes que las asociaciones suelen terminar en el desastre. La gente del mar no tiene alma; pueden predecir el futuro, son presumidos, celosos y rencorosos, poseen un cierto poder sobrenatural y, muy probablemente, son inmortales.

Existen muchas historias de seres humanos enamorados de personas marinas, tanto varones como hembras. Cuando una mujer se enamora de un tritón, éste puede hacerla anfibia, para que vaya con él a vivir al mar. Sin embargo, la sirena se desprenderá de su cola e irá a vivir en tierra con su amante o esposo humano.
En un principio, sus relaciones serán apasionadas y felices, pero la luna de miel termina muy pronto. La mujer humana empezará a añorar a los amigos y parientes que dejó en la tierra, y acabará por abandonar a su esposo. La sirena añorará la libertad que gozaba ente las olas, y encontrará muy difícil la sequedad y el polvo de la vida en la tierra. Escandalizará a los vecinos al quitarse todas sus ropas para bañarse desnuda en el mar, llamando a sus antiguas compañeras para que acudan a sentarse con ella en las rocas, a charlar, cantar y peinarse.
Las sirenas cantan muy bien, pero son malísimas cocineras, y su belleza pronto deja de atraer al marido que llega a casa y no encuentra más que pescado crudo para comer. Además, descuidan las tareas domésticas, pues son tan presumidas que pueden pasarse casi todo el día admirándose en el espejo y probando nuevos peinados. Cuando tienen niños, éstos nacen con las manos y los pies palmeados, lo que les hace muy buenos nadadores, pero inútiles en casi todos los demás juegos infantiles. En general, todos los afectados sienten un gran alivio cuando la sirena desaparece un día con sus hijos para unirse con sus amigos del mar.
Las personas marinas saben siempre, por su poder de predecir el futuro, que el matrimonio con humanos no puede durar, pero a pesar de ello suelen mostrar unos celos furiosos cuando el matrimonio se hunde. Tienden a culpar al humano y muchas veces lanzan algún hechizo o maldición contra su esposa o esposo. Un pescador que tome a una sirena como esposa hará bien en quedarse en tierra después de que ella le abandone. Jamás volverá a coger otro pez y existen muchas posibilidades de que él y su barco perezcan.
Existen muchos casos de relaciones con sirenas que no acaban en matrimonio. El más triste es cuando una joven sirena se enamora de un humano, pero éste no la corresponde y ella languidece víctima de su deseo sin esperanzas. A veces, una comunidad costera hace amistad con una sirena, para beneficiarse de sus poderes o su don de predecir el futuro, que ella aplica a cambio de regalos como espejos y peines de oro. Resulta muy útil para una aldea de pescadores disponer de un pronóstico del tiempo infalible, y saber dónde puede obtenerse la mejor pesca.
De vez en cuando, una sirena enamorada de un varón humano puede transmitirle parte de su poder sobrenatural, que le permite encontrar tesoros en barcos hundidos, por ejemplo. Otras veces, un habitante del mar desarrolla un afecto especial por un niño humano, convirtiéndose en su guardián e infringiendo horribles castigos a cualquiera que le trate mal.
Algunos miembros del clero han ocasionado grandes problemas al tratar de convertir a las gentes del mar al cristianismo, especialmente cuando se trataba de sirenas jóvenes y bellas. No hay ni que decir que se trata de una causa perdida.
En general, se puede decir que se trata de criaturas deliciosas para observarlas a distancia, pero muy incómodas en relaciones más íntimas. Su actitud hacia la humanidad suele ser amistosa, y es raro que demuestren malicia, a menos que se consideren ofendidos, pero las diferencias de temperamento entre ellos y los humanos son insuperables.

Historias de terror en Madrid. El metro de Tirso de molina

Tirso de Molina

Metro Tirso de Molina

La parada de metro con más historias de terror es sin duda la castiza Tirso de Molina. Todo se inicia con el derribo en el siglo XIX del antiguo convento de la Merced. En los años 20 del siglo XX, se construye la parada de metro en la plaza. En las obras de construcción se encuentran los restos de los monjes residentes en el monasterio. Los obreros sin saber muy bien qué hacer con aquel macabro hallazgo deciden soterrarlos bajo los andenes con azulejos. Ese supuesto sacrilegio provoca que desde entonces se escuchen los lamentos de los clérigos al caer la medianoche. También se han producido apariciones de monjes encapuchados espectrales suplicando por su alma ahora atrapado en una estación de metro.

Una chica que se subió al último tren del día en la estación se encontraba sola en un vagón con la única presencia de una mujer que la miraba fijamente en compañía de dos hombres de apariencia extraña. En la siguiente parada se subió una mujer que le susurra a la asustada chica que se baje con ella de inmediato; ambas echan un vistazo a la mujer en el interior del vagón. La chica cuenta posteriormente que la mujer le comentó que era un médium y que aquella mujer era una muerta sostenida por dos espíritus. Muchas de estas historias circulan por el metro de Tirso a altas horas de la noche.

http://www.madridseduce.com/madrid-fantasmal-11-leyendas-e-historias-de-misterio/

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas